Juguetes eran los de antes.

Hoy (ayer ahora) vine re contento porque promocioné Introducción a los Circuitos Lógicos y Digitales, así que decidí tomarme el día para ordenar un poco el galpón. Después de todo se me hace cada vez más difícil estudiar en casa con gente dando vueltas, aparte de eso me anoté en un concurso de grabado y no da para dejar botellas con ácido o las planchas a medio terminar adentro.

Moví muebles, tiré quichicientos millones de porquerías y… encontré una caja con nuestros juguetes. Me vinieron montones de recuerdos a la mente, me acordé de la cara que teníamos de chiquitos mi hermano y yo. Las fantasías, los juegos y escenarios que inventábamos, la fascinación que esas cosas de plástico y madera nos producían.

Rastis a montones, muñecos de los Halcones Galácticos y el Gran Dragón del Espacio (qué tardes viendo dibujitos en ATC!!!), hasta figuritas y muñecos de los Power Rangers (no puedo creer que miraba eso).

Los recontra quiero. Mucho. Pero no los uso ni puedo disfrutarlos de la misma forma que antes por más que intente, así que me puse a limpiarlos para dejárselos a mis ahijados. Lo primero que me llamó la atención es la robustez con la que estaban construidos. Esta nave de los Halcones va a durar fácil otros trece años, el reloj de Ben10 que le regalé el año pasado ya está por estirar la pata.

Una de las naves de los Halcones Galácticos. Por ahí tengo también la de Vaquero.

Otro detalle loco es que esa nave ya tenía unos once años cuando me la dieron (fué hecha en Mexico en el 86 según las marcas internas). O sea que ahora tiene veinticuatro años. Estos fueron atacados por un par de salvajes pero sobrevivieron:

Muñequitos de los Halcones Galácticos, están así por portarse mal.

Cosas varias. Llaves, un rompecabezas, monedas de un centavo (tomá!, atrevete a cagarme de  nuevo con el cambio) y fichas de Entel de dos tipos. Una de ellas sirve para el Sacoa. Sigue existiendo el Sacoa?. Un codo antiguo de bronce, un núcleo laminado de transformador y un tejido hecho en una pieza de un rulemán. También una pila de mercurio. Mercurio y Bronce, mis metales favoritos. (no, no y no. No les voy a dar una pila de regalo)

Núcleo de un transformador, codo de bronce y algo hecho con hilo y parte de un rulemán, también de bronce

Monedas, fichas y llaves

Con las próximas imágenes mas de una psicóloga debe estar soñando en encontrarme. Hasta los quince dibujaba garras y cosas que parecían las descripciones de los músculos en tratados de anatomía. Abajo, tres gomeras y una escopeta de juguete (somos dos con mi hermano, una de repuesto?)

Dibujos raros

Tres gomeras para dos hermanos. Una escopeta de juguete que tira balines de verdad (y cómo duelen!). Un muñeco frankenstein, el vello del pecho son clavos.

Para volver un poco a la normalidad un camioncito, hay fácil dos cajas de zapatos con autitos metálicos de diversos tamaños, modelos y colores. Nada que ver con la gadorcha plástica que venden ahora. Gadorcha gadorcha gadorcha. Ya sé que te robé el término pero me encanta.

Camioncito

Otras cosas… Los planos de un avión, seguramente era de mi viejo. Tazos de Pokemon… qué porquería, voy a guardar dos nomás porque tienen el mismo nombre que la note (s/i/y).

Dentro de doce años vuelvo a postear cuando estos juguetes pasen a manos de mis sobrinitos.

Planos del avión planeador remolcado "Teniente Origone I", qué nombre. Debe ser de mi viejo.

Tazos de Pokemon. Uno dice Onix

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.